Principal

Tag Archives | Copyright

Cómo registrar una tipografía en España

Candado

Esta entrada ha sido sugerida por Hieu en “Documental sobre la piratería en las escuelas de diseño”. Si tú también tienes una pregunta sobre tipografía digital utiliza el formulario o publica un comentario en una entrada relacionada. Estaré encantado de responderla dentro de mis posibilidades; si no sé la respuesta haré todo lo posible por averiguarla —me encantan los retos—.

Cómo registrar una tipografía en España

Yo me hice la misma pregunta hace unos meses y es cierto que no hay prácticamente nada en internet sobre el procedimiento que hay que seguir para registrar una tipografía. Os cuento lo que he descubierto y cómo he llegado hasta la información por si os sirve de algo:

La pista del tipo de registro que hay que hacer la saqué de un artículo de Wolfgang Hartmann en Foro Alfa:

“Otra forma de proteger el diseño es el registro como dibujo industrial1. Se puede recurrir a la Oficina de Alicante para la inscripción del diseño para su protección en el ámbito europeo. Con ello se ve cumplido el objetivo que se impuso la Asociación Tipográfica Internacional en su fundación hace más de 50 años y que ahora han ratificado las leyes europeas. Ahora bien, la duración de la protección está limitada entre 15 años y 25 años, y por ello no es muy frecuente que se recurra a este tipo de protección.”

1 Conforme a lo que está regulado por la Ley 20/2003 del 7 de Julio, sobre protección jurídica del diseño industrial en España

Consulto la Ley citada y descubro que cada solicitud cuesta 80€ hasta 10 modelos y van subiendo hasta llegar un máximo de 50 (los precios varían cada año). Veo también que se permiten modificaciones y que hay que renovar quinquenalmente —cada 5 años, vaya— los registros.

De paso he averiguado cuál es la categoría en la que se ha de registrar:

INTERNATIONAL CLASSIFICATION FOR INDUSTRIAL DESIGNS (Acuerdo de Locarno):
Clase 18, subclase 3: Type and type faces >>> nº serie A0103 > Alphabets [printing characters]

Es un dato que hay que hacer constar en la solicitud.

Más cosas: consulto el reglamento y en el artículo 4 (Representación de los dibujos y modelos) punto 4º dice:

“Cuando se solicite el registro de dibujos y modelos  que consten de una fuente tipográfica, su representación consistirá en la composición de las letras del alfabeto, en mayúsculas y minúsculas si procede, y las cifras arábigas, así como un texto de cinco líneas producido en dicha fuente tipográfica, ambos en el cuerpo 16.”

Bueno, espero que lo tengas claro: rellenas la solicitud, pagas y esperas el veredicto. No es muy complicado.

¿Se puede patentar una tipografía?

Yo creo que una patente no tiene sentido, lee la definición de la OAMI:

Con arreglo a la legislación, es la apariencia exterior de un producto o de una parte del mismo que se compone de las líneas, contornos, colores, forma, textura, materiales y/o su ornamentación.

¿Qué sentido tiene proteger los dibujos y modelos?
El diseño o la forma de un producto puede ser un sinónimo de la marca y de la imagen de una empresa y convertirse en un activo con valor económico creciente. Si no solicita la protección, otros pueden aprovecharse de sus inversiones.

¿Qué es un producto?
Un producto puede ser cualquier artículo industrial o artesanal, incluidos los embalajes, símbolos gráficos y caracteres tipográficos [la cursiva es mía], con exclusión de los programas informáticos. También incluye los productos constituidos por múltiples componentes que pueden desmontarse y volverse a montar.

¿Cuál es la diferencia entre un dibujo o modelo y otros derechos de propiedad industrial como las patentes y las marcas registradas?
El objetivo de todos los derechos de propiedad industrial es proteger la creatividad de las empresas y los particulares. Sin embargo, estos derechos no abarcan los mismos aspectos.

Los dibujos y modelos sólo abarcan la apariencia de los productos. No pueden proteger la función de los mismos.

Una marca identifica el origen de los productos y servicios de una empresa, con objeto de diferenciarlos de los de sus competidores.

Las patentes protegen la función, el funcionamiento o la construcción de una invención. Para poderse patentar, una función debe ser innovadora, tener una aplicación industrial y describirse de forma tal que sea posible reproducir el proceso.

Creo que lo deja bastante claro… Pero una cosa es lo que diga la norma —y el sentido común— y otra muy diferente la postura de la industria, que defiende a capa y espada que una fuente es un programa y que por lo tanto se puede patentar. En el texto anteriormente citado del Sr. Hartmann lo deja caer:

Ahora bien, la duración de la protección está limitada entre 15 años y 25 años, y por ello no es muy frecuente que se recurra a este tipo de protección.

Vaya, vaya: lo importante es la duración de la protección. Si pueden ser 50 mejor que 25. Me recuerda al chiste del perro salchicha que derrota a un Rottweiler enorme de pura raza en una competición entre Alemania y España. Los alemanes, muy extrañados por lo sucedido, preguntan cómo es posible que un perro salchicha venza a su campeón con el dineral en entrenamiento y en certificados de pedigrí que se han gastado. La respuesta española: “pues no veas lo que nos ha costado meter al cocodrilo en la piel del perro salchicha”.

Nada es lo que parece en este mundo loco que nos ha tocado vivir.

¿Merece la pena todo este lío?

Ahora viene cuando me mojo: no pierdas un solo instante registrando tu tipografía. ¿De qué te va a servir? Estas leyes están diseñadas para favorecer al pez grande, no al chico; y no te confundas: no sirven para proteger tu diseño de la piratería, su función es evitar que otro fabricante/distribuidor use tu obra con otro nombre. Si tienes la gran suerte de que eso te pase algún día, alégrate, sólo les pasa a los mejores; ponte las pilas y mejora tu diseño porque te acaban de demostrar que es viable. Véndelo o regálalo tú directamente, mantén el poder en tus manos.

Me adelanto a mis detractores: efectivamente, yo he registrado una tipografía en la OAMI con este procedimiento. Me declaro culpable. Pero me gustaría explicarlo: como investigador tengo que probar las cosas de las que hablo, y en la universidad los registros cuentan —y mucho— para los procesos de selección y control de calidad. Yo no he cobrado un euro por hacer esta tipografía, de modo que mi sueldo ha sido en líneas de curriculum vitae.

Déjame que te cuente algo más sobre este trabajo, que será presentado a finales de mayo o a principios de junio de 2013 en la Universidad del País Vasco: se trata de una tipografía corporativa a medida diseñada dentro de un proyecto de investigación que incluye la publicación de un libro y una exposición. En este proyecto de investigación estamos Eduardo Herrera, Leire Fernández, María Pérez y un servidor. El mérito es de los cuatro; si te pica la curiosidad ten, un anticipo:

espécimen EHU

Si te gusta visita la página del proyecto pinchando en la foto

IMPORTANTE: también se puede registrar el nombre de la tipografía como una marca. Aplícale el mismo tratamiento que a lo anterior. Lo importante es que el dominio esté libre…

Ésta es la situación en España y por extensión en Europa; cuéntanos cómo funciona en tu país para que pueda documentar mejor una próxima entrada sobre el registro en América y otros continentes. Gracias por leerme.

 

Continue Reading · 7

Participación en el Congreso de Tipografía de Valencia

El pasado junio se celebró el 5º Congreso Internacional de Tipografía, un encuentro bianual que se celebra siempre en las instalaciones de la EASD de Valencia.

En esta ocasión, además de participar con una ponencia sobre hinting en pantallas de alta resolución, tuve el honor de participar en la mesa redonda “Derechos de autor en el sector tipográfico” junto con Dave Crossland y Eva Caro. Moderaba mi estimado colega Ángel Álvarez.

Varios comentarios que he podido leer (por ejemplo en Don Serifa y Huchagráfica) apuntan en la misma dirección: faltaba en la mesa una voz pro-copyright; yo estoy de acuerdo y así se lo hice saber a Ángel mientras preparábamos la intervención semanas antes del congreso. Me habría gustado dar mas voz a alguno de los diseñadores de tipos comerciales que conocemos pero en fin, no pudo ser —donde manda patrón no manda marinero—. De todas formas creo que salió bien, y de largo fue la actividad que más preguntas generó; allí nos habríamos quedado una hora más si hubiéramos podido.

La lástima es que algunos de los presentes llevaron el debate a un terreno personal y el tono iba subiendo de temperatura por momentos. Creo que es natural, muchos de mis colegas se ganan la vida —al menos parcialmente— con la venta de sus tipografías y valoran la aparición de Google Fonts y el nuevo sistema de distribución como una amenaza más que como una oportunidad. En estos momentos es cuando hay que ser más amable y más cuidadoso al explicar nuestras posiciones porque los nervios están a flor de piel. Aún así, al acabar la mesa me quedé con la sensación de tener algunos enemigos más que antes —eso no es necesariamente malo, pero es cierto que deja mal sabor de boca— pero tengo la esperanza de ir encontrando el necesario equilibrio entre las dos posiciones. Ojalá lo vea con mis propios ojos.

Gracias por leerme.

 

Continue Reading · 1