Principal

Documental sobre la piratería en las escuelas de diseño

¿Qué te ha parecido el contenido?

Interesante trabajo de Danielle Hall sobre la cultura tipográfica en las escuelas de diseño, enfocado en la piratería por parte de los estudiantes. Se titula “Young Type Lovers Anonymous“:

Danielle es una recién licenciada de la Parson’s School de Nueva York. El documental parece un trabajo de fin de carrera; viene de una encuesta que hizo entre sus compañeros:

Mi opinión sobre el documental: no me queda claro de qué lado está Danielle; aún no sé si le parece bien o mal que los estudiantes aprendan tipografía con fuentes que no han comprado. Más bien parece que reparta culpas entre los profesores que no explican las licencias y la parte legal de todo trabajo intelectual y las fundiciones y diseñadores de tipos que mantienen precios inasequibles y una actitud distante con sus futuros clientes. La propia Danielle explica que sólo quiere empezar el debate, pero contar una historia sin moraleja nunca me ha parecido buena idea —será que aún soy analógico—.

Yo sí me voy a mojar, y de ese modo empezamos el debate. Ahí van unas ideas sin ordenar:

  1. Me parece lógico, deseable, justo y bueno que los estudiantes se descarguen fuentes para probarlas, conocerlas y enamorarse de ellas; de todos modos no van a lucrarse con sus trabajos;
  2. Cuando esos estudiantes sean profesionales, querrán comprar las tipos que aman, de modo que es bueno para el negocio;
  3. Por lo tanto creo que sería más inteligente por parte de la industria facilitar el acceso de los estudiantes a sus colecciones, siempre a condición de no usarlas para trabajos profesionales;
  4. No me parece bien que los profesores no expliquen la industria del Copyright y sus alternativas;
  5. Para que un alumno entienda el valor —monetario, se entiende— de una tipografía no hay que obligarle a comprarla, ni prohibir Google Fonts, ni subir de precio la tipografía: basta con enseñarle y encargarle que haga una. Sólo así se planteará comprarlas en el futuro;
  6. La industria debe admitir cuanto antes que hay un sector del mercado que jamás comprará una de sus fuentes, y que por lo tanto deben olvidarse de ellos puesto que no son clientes. Sus clientes son lo importante y deben cuidarlos y hacer crecer su número a través de la persuasión y la educación, no de la persecución y la amenaza. En ese sentido Google Fonts es su mayor aliado, aunque lo vean como su mayor enemigo;
  7. Nuestro código penal debería adoptar de inmediato el concepto “fair use” que aplican los americanos para discernir si hay o no un perjuicio/infracción de los derechos de autor. Para cualquiera con sentido común no es lo mismo cobrar por un cartel hecho con un Adobe Creative Suite pirata, imágenes piratas y fuentes piratas que ponerle una canción de —ponga aquí su grupo favorito— a un vídeo casero de tu hija y subirlo a Youtube. Pero ambos son un delito con la legislación española en la mano.

Lo dejo aquí porque me gusta el número 7, pero seguiría escribiendo hasta llegar al 100 si tuviera tiempo; espero vuestros comentarios, gracias por leerme.

6 Responses to Documental sobre la piratería en las escuelas de diseño

  1. hieu 30/03/2013 at 12:27 #

    hola,
    muy interesantes los artículos, iré leyendolos poco a poco.
    quería saber si hay algún artículo por ahí sobre cómo registrar o proteger una tipo. gracias

    • Daniel Rodríguez 31/03/2013 at 00:26 #

      Gracias por la sugerencia, me pongo inmediatamente manos a la obra.


      Seguir a en Twitter

  2. Azalea 05/04/2013 at 10:40 #

    Soy estudiante de diseño y me siento un poco como los que salen en el vídeo.
    En mi caso, si que siento culpable, porque entiendo que estoy usando el trabajo de alguien. Pero no puedo permitirme pagar más de 25€ por una fuente (es lo que gasto en comida de la semana), ni hablar de una familia tipográfica.

    Además, si puedes compartir carpetas con tus amigos, llegas a tanta cantidad de fuentes que es muy difícil de clasificar entre copyleft y copyrigth. Creo sinceramente que los organizadores de fuentes (y paginas web de descarga/venta) deberían llevar consigo la opción de especificar las características del copyright de la fuente, el autor y el modo de obtención (descarga, pago, copyleft…)
    Estoy totalmente de acuerdo en que profesores y alumnos tenemos que entender el valor de las fuentes, pero que la industria entienda también que 10€ para mí es bastante (por eso las únicas fuentes que he pagado son las que permiten donaciones).

    Y encuentro el punto 7 sumamente interesante. Aunque creo q el código penal está hecho por personas que viven en otro mundo (con necesidades totalmente dispares de la realidad que la mayoría de gente vive) y que no puede castigarse más al que vulnera la propiedad intelectual que al que evade impuestos y se sale tan satisfecho por presunción de inocencia o pq tiene un buen abogado o pq sinceramente le ha tocado un juez amigo suyo ¬¬

    • Daniel Rodríguez 08/04/2013 at 00:17 #

      Gracias por tu aporte, Azalea, no te fustigues demasiado, aunque uses trabajo de otros no pasa nada si no sacas provecho económico.
      Creo que tu discurso ejemplifica perfectamente la realidad que no quiere ver la industria, ojalá se pasaran por aquí y se dieran cuenta de o que está pasando…


      Seguir a en Twitter

  3. Elia 26/02/2014 at 15:32 #

    Buenas!
    Me ha encantado el documental, muy interesante!

    Yo también soy estudiante y hacía lo mismo que los que salen hablando, por desconocimiento, hasta que por fín tuve un porfesor sensibilizado con el tema de las licencias y nos lo explicó… aún así, como bien dices en las ideas finales (en las que por cierto estoy de acuerdo con todas), lo más efectivo sin duda ha sido el hecho de sumergirnos en el diseño de una tipografía propia, cuando ves todo el trabajo que lleva detrás, empiezas a valorar un poquito las cosas 🙂

    Saludos y gracias!

    Elia.


    Seguir a en Twitter

    • Daniel Rodríguez 27/02/2014 at 09:27 #

      Gracias Elia por tu comentario. Si quieres dinos qué profesor es ese, seguro que le gusta ver que a sus alumnos se les quedan los conceptos.


      Seguir a en Twitter

Deja un comentario