Principal

Cómo calcular el precio de venta de tus productos y servicios: la guía definitiva para diseñadores y creativos

Cómo calcular el precio de venta de tus productos y servicios: la guía definitiva para diseñadores y creativos
5 (100%) 2 votos

Fotograma de la película Conan el bárbaro (1982). Ésa es la actitud.

Estoy preocupado. El otro día en una clase de Cartel publicitario los alumnos me dieron las gracias por contarles la realidad de las agencias de publicidad; sólo quería advertirles de que el empleo era cosa del pasado y que, al menos en España, les espera un horizonte laboral basado en el autoempleo y el trabajo en equipos no estables de cazarecompensas (freelances o autónomos), algo así como lo que sucede en la película Los siete samuráis de Akira Kurosawa —aunque en realidad los samuráis no son más que roninsamuráis sin amo al que servir—.

Un poco de estrategia, por favor

Llámame agorero si quieres pero si estás preparado para el choque te haces menos daño; estoy seguro de ello porque lo leí en un cómic de Conan el bárbaro en el que lo crucificaban y él apretaba mucho los músculos para pegarse a la cruz cuando ésta se caía hacia atrás. Ahora en serio: la falta de perspectiva puede llevarte a trazar una estrategia equivocada y ahora mismo creo que la mejor es asumir que eres un ronin, lo que no quita que ocurra un milagro y un Daimyō te ponga en nomina.

El objetivo de esta guía es ayudarte a calcular correctamente los gastos que tendrá tu actividad. Lo que vamos a buscar es el punto de equilibrio entre ingresos y gastos, en ningún caso hacer recomendaciones de precios mínimos como los que llevaron a varias asociaciones a afrontar multas del CNC. Lo que encontrarás aquí no se parece nada a una tarifa porque va en función de los objetivos que tú te pongas: no es lo mismo querer ganar 1.000€ al mes que 500€, no es lo mismo plantearse la actividad como principal que como un sobresueldo. La idea es ayudarte a no perder dinero al calcular mal los costes de tu trabajo.

Una vez que sepas qué quieres ganar el problema es sumarle a esa cantidad una serie de costes como:

  • impuestos,
  • vacaciones pagadas,
  • días de baja por enfermedad,
  • horas no facturables (todas esas horas de reuniones, presupuestos y gestiones administrativas que no le puedes cobrar a un cliente),
  • facturas que no vas a cobrar porque no te pagan,
  • meses flojos,
  • costes financieros,
  • alquiler de un local u oficina,
  • teléfono,
  • cuotas de la seguridad social (o seguro sanitario privado),
  • material fungible (papeles, copias, tinta de impresora, mensajería, etc.),
  • material informático y
  • una hucha para tu jubilación

Si vendes servicios la clave está en las horas no facturables, es el dato que destroza sistemáticamente los balances de los trabajadores por cuenta propia, y sin duda lo que me llevó a la ruina a mí cuando era un veinteañero soñador: calculas un precio hora y caes en el error de multiplicar esa cifra por 8 horas al día y 5 días a la semana; pero la realidad es que no puedes facturar todas las horas que trabajas porque hay mucho trabajo de presupuestar, de reunirte con posibles nuevos clientes, de ir al gestor a hacer el papeleo, etc. Cuando te quieres dar cuenta cobras la mitad de lo que habías calculado y empiezas a bajar precios y a aceptar cualquier proyecto para cubrir gastos. Si quieres saber cuántas horas facturables eres capaz de hacer y no sabes cómo, debes saber que un buen freelance con experiencia puede llegar a un máximo del 50%; piensa en esta cifra como una orientación no como una verdad absoluta: hay profesionales de éxito que reducen las horas no facturables al 10% contratando a alguien que les haga ese ingrato trabajo de facturar, presupuestar, acudir a reuniones, etc. Pero no es lo habitual.

Aviso a navegantes: no te estoy aconsejando que en la factura pongas como concepto “X horas de diseño” o que lo calcules todo en función de las horas que trabajas en un proyecto, te estoy recomendando que calcules bien cuánto trabajas y que puedas facturar una cantidad que te dé beneficios.

Si vendes productos, especialmente digitales, esa fricción desaparece. Facturas mientras duermes, facturas estando enfermo y de vacaciones. El sistema funciona solo y puedes aplicarle todas las horas trabajadas al cálculo del precio de tus productos. También puedes combinar la venta de productos con la de servicios y aún más interesante: vender servicios como si fueran productos. Veamos unos ejemplos prácticos para que lo entiendas mejor, te recomiendo que hagas tus cálculos también.

Calcular tu precio por hora

Uno de mis alumnos, Hugo Coria, me ha pasado un enlace a una calculadora de precios/hora que me va a servir de pretexto para profundizar un poco más en esta peliaguda cuestión:

http://www.calculadorafreelance.com/

Como no me atrevo a poner un ejemplo con cifras te animo a que te pongas un sueldo realista y vayas rellenando; te daré algunos consejos:

  • lo normal son 21 días de vacaciones y 14 días festivos,
  • pon 4 días enfermo (un par de gripes),
  • un 50% de horas no facturables (siendo optimista),
  • unos gastos fijos de 1.000€ (alquiler, cuota de autónomos, luz, agua, teléfono, internet, asesor, hosting web, el pago del material informático a plazos, etc.) y
  • un 20% de ahorro para la jubilación o un imprevisto

Bien, te saldrá una cifra de lo que debes facturar para conseguir tus objetivos. Seguramente es una cifra que dobla tu cálculo inicial y eso que todavía faltan los impuestos (que van a parte), pero a no ser que vayas a vivir a una zona donde los alquileres, los impuestos y demás sean más baratos no hay más remedio; la cifra varía mucho en función de tus circunstancias, no es lo mismo trabajar en casa que alquilar un estudio, no es lo mismo plantear una jornada de 8 horas de que 5 o de 12. El sistema te da total flexibilidad para que cada persona elija su precio/hora con libertad.

Calcular el precio de venta de productos

Ahora vamos a hacer otra simulación más interesante: veamos qué pasa si quiero vivir exclusivamente de la venta de infoproductos, pongamos que te decides por diseñar tipografías. La mayoría de parámetros se mantienen, el que varía es el de las horas no facturables, que prácticamente desaparece: no hay reuniones, no hay presupuestos, casi todas las horas son facturables. Pon un 10% de horas no facturables.

Un año laboral tiene 1768 horas (2080 totales menos 312 de vacaciones y festivos). Si dedicas un 25% a gestión y marketing te quedan 1326 horas para tus proyectos: eso son unas dos familias tipográficas completas con unos cuantos pesos, caracteres, ligaduras y demás extras tipográficos. Conozco casos de gente más productiva pero llevan mucho tiempo en esto y no son representativos.

Con los nuevos parámetros te saldrá una cifra total mensual a la que tendrás que sumarle los impuestos (el 21% de IVA en España). Si comercializas a través de una distribuidora como MyFonts o FontShop significa vender el doble porque se quedan el 50% de las ganancias. Otra opción es venderlas tú directamente pero deberás emplear más tiempo en marketing, de modo que tienes que hacer tus cálculos (no es una opción descabellada), y por último tienes la opción de venderlas en varios sitios, lo que te va a complicar las matemáticas.

Asumamos que vas a vender en un tienda directamente: tienes que elegir entre cobrar poco y vender muchas licencias (cada vez se venden más familias a 25€ con descuentos de hasta el 90%) o cobrar más y vender menos licencias (250€ es el precio medio del mercado). Como observarás los números no te saldrán al prinicpio y eso es porque tu catálogo sólo tiene 2 productos, estás empezando. Al segundo año de actividad tendrás 4 productos y podrás acercarte a tu objetivo, además de trabajar más rápido y producir más. Si complementas esta actividad con formación y algún encargo cada vez te costará menos. Todo eso no se hace en un mes ni en un año, hay que construir una marca y una reputación, pero me parece mejor opción que estar dos años cobrando el subsidio de desempleo sin hacer nada y ponerte a buscar trabajo cuando se te acaba (créeme, es lo que hace la mayoría de la gente en España).

Puede que no te salga bien pero tendrás más opciones de encontrar trabajo con un proyecto así, demuestra muchas actitudes que te hacen atractivo de cara a una posible contratación: responsabilidad, iniciativa, coraje, método de trabajo y que acabas lo que empiezas. Además podrás seguir vendiendo tus productos mientras trabajas.

Algunos consejos más

  • No vendas demasiado barato, acabarás dando una percepción de baja calidad y sólo conseguirás ventas compulsivas
  • Estudia los precios de tus competidores, te ayudará a situarte en tu escenario
  • Sube paulatinamente los precios hasta encontrar un punto de resistencia, ahí tendrás la clave de lo que tu público está dispuesto a apagar por tu producto
  • No frenes la compra con formularios complejos, procesos de comprobación (captcha) y demás tonterías que tú mismo odias cuando compras. Fíjate en cómo venden los grandes.

Mis referentes:

¿De dónde saco yo esta visión de las cosas? Soy lo que leo, de modo que te pongo unas referencias para que amplíes si te ha interesado este tema:

Ahora te toca a ti, con tus comentarios podemos enriquecer el artículo y ayudar al mayor número de gente posible a saber cómo calcular el precio de venta de sus productos o servicios.

4 Responses to Cómo calcular el precio de venta de tus productos y servicios: la guía definitiva para diseñadores y creativos

  1. Santiago Blanc 13/06/2014 at 03:57 #

    Exactamente como explicas es como en Orquesta App se hacen los presupuestos y se vigila la rentabilidad durante la ejecución del trabajo


    Seguir a en Twitter

    • Daniel Rodríguez 13/06/2014 at 11:59 #

      Ahí has estado rápido Santiago (al filo del SPAM, eso sí), hay que premiar a los que están atentos…


      Seguir a en Twitter

  2. Omán Impresores 01/07/2014 at 13:06 #

    Post muy interesante y útil, y si tenemos que destacar algo es la importancia de tener en cuenta las horas no facturables…esas que se van a limbo en reuniones, desplazamientos, bancos, asesoría, días en los que no te sale nada…

    Muy buen post Daniel!


    Seguir a en Twitter

Deja un comentario